Filosofía de vida

Si yo hago algo porque me da la gana me tiene que importar poco lo que opinen los demás, ya que si lo he hecho por voluntad propia es porque para mí está bien hecho.

La única opinión que puede hacer que cambiemos es nuestra propia opinión. En el momento en el que opines mal de ti misma debes pedir ayuda y, en ese momento, aceptarás diversas opiniones y tú eligirás las que creas que más te puedan ayudar.

Tú eres como eres, y eres así porque quieres. Con este pensamiento podrás ser feliz.

De opiniones ajenas se puede o no aprender, pero nunca podrán hacerte daño.

Cristina Leal-Graciani Benitez

Back to Top